POLLO CRUJIENTE

Sin Gluten | Sin Azúcar | Low-Carb | Cetogénica | Paleo

Una de las cosas que más me gusta de la olla a presión es lo rápido que está la comida. En esta vida, donde a veces necesitamos 6 horas más en el día para que de hecho nos alcance la vida, tener una ayudante como la olla a presión es un lujo. Aunque siempre me ha encantado la cocina, no creí que llegando al tercer piso, una de las cosas por las que más estaría agradecida en mi vida sería por una olla. 

Pero más que una olla, es la tranquilidad de saber que sólo tengo que lavar un traste, que pita cuando la comida está lista, que mientras algo se cocina puedo continuar haciendo el sin fin de tareas en mi lista de cosas por hacer. 

Esta receta nació de la necesidad de cocinar el pollo de una manera que no fuera en mi glorioso caldo — aunque me fascina desmenuzarlo y luego tostarlo un poco en mantequilla, me estaba cansando un poco y hacer el pollo en sal y pimienta de mi madre requiere la paciencia que sólo una madre tiene — y que al mismo tiempo no me llevara horas cocinarlo. Bueno, no horas, pero si un largo rato. Todavía no entiendo ¿por qué carajos el pollo siempre se demora tanto en cocinar? 

Pensando en que necesitaba que el pollo se cocinara rápido, llegué a la conclusión que la olla a presión era el instrumento indicado para esta operación, pero también quería un pollo crocante que no estuviera frito ni tuviera gluten. Acaso, ¿es mucho pedir?

Pues bueno, después de contemplar los ingredientes en mi alacena llegué a la conclusión de que una combinación de olla a presión, la siempre útil harina de almendra, y el horno serían la combinación perfecta para estos muslitos de pollo. Además que pude estrenar la bendita rejilla de la olla que he querido usar un montón de veces, pero en realidad nunca se me había dado la oportunidad porque siempre, por el afán, termino cocinando todo en el mismo lugar. Al final, todo se revuelve se revuelve en el estómago ¿no? 

Así que cuando tengan sus muslitos limpios, marínenlos con todas las especias. Mientras los dejan marinar, alisten la olla a presión con la rejilla y precalienten el horno. Luego cocinen los muslitos en la olla a presión con una taza de agua. Cuando estén listos, los sacan con cuidado, los vuelven a marinar y luego al horno. 

¿El resultado? Exactamente lo que buscaba. Hasta yo misma me sorprendí de lo bien que salió esta receta. Encontré incluso más de lo que buscaba. Por estar tan concentrada en que no tenía nada más que hacer sino dejar que la olla hiciera todo por mi, se me olvidó hacer el resto de la comida. Cuando el pollo estuvo listo, me di cuenta que sólo tenía eso: Pollo. Hambrienta que estaba, me tomó entonces un poco más de tiempo preparar una ensalada para acompañar y unos rabanillos asados. Lo que encontré con esto fue recordarme a mí misma de lo rápido y lo despacio que se nos pasa la vida.

Que, a veces por estar tan concentrados en cocinar ese plato principal, olvidamos que sin el acompañamiento quedaríamos con hambre. No se trata de pausar la vida ni de meterle el freno de mano, sino tal vez de andar un poco más despacio para poder disfrutar del paisaje de la carretera sin correr el riesgo de tener un accidente o de no disfrutarlo como se debe. Ojalá que este pollito crispy no sólo les recuerde que tienen que preparar el acompañamiento, sino también que la vida no es sólo el plato fuerte (el trabajo, la familia, la diversión, cualquiera que sea el de ustedes); y  que la guarnición  y los complementos (el trabajo, la familia, la diversión cualquiera que sean los de ustedes) hacen de esta receta que es la vida, una espectacular delicadez. 

INGREDIENTES

  • 5 muslitos de pollo orgánico
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/4 de cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de sal de ajo
  • 1/2 cucharadita de perejil seco
  • pimiento cayena
  • sal marina y pimienta negra
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza de agua
  • 3 cucharadas de aceite de aguacate (o coco)
  • 1 cucharada de mantequilla derretida
  • 2 cucharadas de harina de almendra

PREPARACIÓN

  1. En un recipiente condimentar el pollo con la cúrcuma, el comino, 1/4 cucharadita sal de ajo, pimienta cayena y negra al gusto. 
  2. Mientras el pollo se marina, precalentar el horno a 500°F, agregar una taza de agua a la olla a presión y poner la rejilla con las manillas hace arriba.
  3. Cocinar el pollo en la olla por 6 minutos (en realidad terminan siendo unos 20 minutos pues la olla se demora unos 15 minutos más o menos en pre-calentarse. Deja salir el vapor inmediatamente. 
  4. Luego en un recipiente mezcla el pollo con 3 cucharadas de aceite de aguacate y 1 cucharada de mantequilla derretida, la sal de ajo, la sal marina y la pimienta. Cuando esté bien untado el pollo, espolvorea la harina de almendra encima. 
  5. Cubre una lata con papel de mantequilla, pon el pollo y usar el liquido que sobre para cubrirlo.
  6. Hornea el pollo por 8 minutos. Luego dale la vuelta y ponlo en Broil alto por 5 minutos más o hasta que dore. 

TIPS

  • Recuerda siempre acompañar tu proteína con vegetales crucíferos como la rúgula o el coliflor. 
  • Puedes usar aceite de coco, más no de oliva, ya que no tolera altas temperaturas. 
  • Puedes agregar un diente de ajo a la mezcla de la mantequilla y el aceite para que dé un poco más de sabor. Yo conservo unos cuantos en aceite, vinagre y pimienta cayena y son perfectos para este tipo de marinada.

A comer!

Con amor,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s