CREMA DE COLIFLOR Y MARAÑON

Sin Gluten | Sin Azúcar | Paleo | Vegana (opcional) | Vegetariana (opcional)

Hay momentos del año donde me da por las sopas. La semana pasada tuvimos un día bastante gris, parecía la clara amenaza de que se nos acaba el verano. Y, aunque el sol todavía brilla y los días todavía son largos, el aire frío me recuerda que todo es temporal y que se aproxima el deseo de meterse debajo de las cobijas, acurrucarse en el sofá y tomarse una tacita de sopa caliente y reconfortante. 

Pero no todas las sopas, por estar llenas de vegetales, son saludables y hay que tener especial cuidado con las que ya vienen listas. Siempre he pensado que en nuestra “dieta” podemos comer todo lo que queramos siempre y cuando lo hagamos nosotros mismos. Las sopas que ya vienen listas, especialmente las enlatadas, por lo general contienen un alto contenido de preservativos, colorantes y agentes espesantes. Y todo esto ¿para qué? Para que a los 15 minutos estemos muertos del hambre porque no quedamos satisfechos y la sopa siguió derecho. A esto, sumarle el hecho que las latas, por ejemplo, están cubiertas con un acetato hecho de PBA , uno de los compuestos que más ha sido asociado con el incremento en el riesgo de cáncer y problemas en el sistema endocrino. 

Esta sopa, por el contrario, contiene un balance de macronutrientes excelente que la hace anti-inflamatoria, llena de fibra y con una densidad nutritiva superior a cualquier sopa que ya venga lista. Los hidratos de carbono de los marañones están balanceados con su proteína y la grasa natural de los aceites. Esta base también ayudará a que tu sopa quede cremosa, logrando una mayor sensación de saciedad. Además, está el coliflor que es uno de los vegetales crucíferos más nutritivos que podemos encontrar y al combinarlo con la cúrcuma creamos una mezcla anti-inflamatoria y anti-oxidante. 

El color naranja de esta sopa automáticamente te transportará a un bosque de hojas cambiantes en otoño. El fuerte aroma de la cúrcuma te llevará a los mercados de especias asiáticas, y el dulce y suave sabor de los marañones será como cubrirte con una mantita en una tarde fría. 

Esta receta alcanzará para al menos cuatro porciones, así que si quieres guardarla en la nevera hasta por una semana te recomiendo cambiar los “toppings” cada día. Una de mis mezclas favoritas fue aguacate y cilantro.  

INGREDIENTES

  • 1 cabeza de coliflor
  • 1 taza de marañones
  • 1 cucharada de curcuma
  • 1/2 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • 1 taza de caldo de hueso (o de verdura para vegetarianos)
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas de aceite de coco o de aguacate
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • semillas de cañamo o calabaza

PREPARACIÓN

  1. En la olla a presión, sofreír la cebolla y ajo, el coliflor y los marañones y revolver. 
  2. Cuando la cebolla y el ajo estén blandos y todo esté sellado, agregar el agua y el caldo y condimentar.
  3. Sellar la olla y cocinar por 30 minutos a presión. Si la olla es eléctrica, usar el modo de sopa.
  4. Cuando esté listo, agregar el contenido a una licuadora de alta potencia. Se puede volver a poner la mezcla en la olla a presión para mantener caliente.
  5. Servir caliente con semillas de cáñamo o calabaza y un poco de aceite de oliva. 

TIPS

  • Guarda lo que te sobre (si es que te sobra) en un recipiente de vidrio hasta por una semana en la nevera. 
  • Si al recalentarla está un poco espesa, puedes agregar un poco de agua. 

Si tienes alguna pregunta no dudes en escribirme. Disfruta!

Con amor,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s