SOLSTICIO DE YOGA

Hoy es un dia muy especial. Es el dia internacional del yoga y es solsticio de verano. Un día para asentarnos y conectarnos con la tierra, pues ya vamos por la mitad del año y el yoga nos recuerda cómo examinar nuestras vidas para poder llevar la mitad que nos falta.

UN POCO DE HISTORIA

El yoga ha sido mencionado en muchísimos textos antiguos y escrituras sagradas por cientos de años, pero cuando de la filosofía del yoga se trata, hay un texto que le devuelve el significado al yoga luego de que este se repartiera en las 7 ramas de práctica.

La primera vez que me enteré de los Yoga Sutras de Patanjali fue gracias a @Yogabylola. Al mismo tiempo, yo le recomendaba la Autobiografía de un Yogi, un libro bastante denso, por lo que jamás pensé que encontraría tanta sabiduría, certeza, lógica y simplicidad de la vida en su recomendación.

Pero así fue. Patanjali, aunque considerado el padre del yoga, prefería el anonimato, así que la historia de su vida está basada en bastante especulación. De lo que sí está segura la historia es que su nombre está representado por la serpiente — un símbolo de la energía sin manifestar, pues no es sino hasta que la serpiente se mueve, que nos damos cuenta que está ahí.

Viviendo en las montañas del Norte de la India, Patanjali escribió los sutras — hilos de conocimiento concisos y elegantes que nos permiten explorar el significado esencial del yoga. Los sutras están repartidos en 4 capítulos: Samadhi, Sahana, Vibhuti y Kaivalya. Todos igual de importantes examinan la meditación e ilustración, la práctica, y los resultados del yoga.

Hoy, por ser el día internacional del yoga y solsticio de verano les voy a hablar un poco del segundo capítulo: Sadhana Pada.

SADHANAPADA

El Sadhanapada describe las cualidades necesarias para cambiar nuestra mente gradualmente pero efectivamente. Nos enseña como pasar de una mente inquieta y distraída a una atenta y presente, explicando porqué esto es importante y cómo la práctica nos lleva a este estado.

El verano, con su calor, su sol y su brisa, nos da la oportunidad de compartir con familiares y amigos, de irnos de vacaciones, de pasear, de celebrar, de descansar y de gozar del maravilloso clima. Es la mitad del año y una excelente ocasión para visitar aquellas promesas que nos hicimos hace seis meses al empezar el año; una excelente ocasión para volver a tomar la mente distraía y traerla a la tierra para energizarla y que pueda continuar con el resto del año.

SUTRA 2.1

El primer sutra habla de que es a través del yoga que limpiamos las impurezas del cuerpo y la mente. La práctica nos da la capacidad de autoreflexión y nos ayuda a entender que, al final de todo, no somos maestros en todo lo que hacemos.

Una de las razones por las que practico yoga a diario es porque me recuerda que siempre, siempre, puedo mejorar, porque siempre tengo la opción de volver a lo básico e incluso mejorar eso. En ningún momento somos maestros profesionales del yoga porque siempre podremos mejorar. Entre más afino mi práctica en el tapete, más oportunidades tengo fuera del tapete para examinar mis acciones y mejorar.

NIYAMA

Más adelante, está el sutra Niyama que tiene 5 recomendaciones claves para la vida y que a mitad de año nos caen muy bien:

  1. Limpieza – mantener nuestro cuerpo y nuestro entorno limpios y ordenados.
  2. Agrado – la habilidad de estar cómodos con lo que tenemos y con lo que no tenemos
  3. La extracción de impurezas en nuestros sistema físico y mental a través del mantenimiento de hábitos correctos como el sueño, el ejercicio, la nutrición, el trabajo y la relajación.
  4. Estudio – la necesidad de repasar y evaluar nuestro progreso.
  5. Fé – la reverencia a una inteligencia superior o la aceptación de nuestras limitaciones en relación a Dios (cualquiera que sea tu Dios).

ASANA Y PRANAYAMA

Y por último, pero no menos importante, el sutra que habla de los asanas y el pranayama. Dos aspectos del yoga que nos ayudan al entendimiento y el uso apropiado de nuestro cuerpo y de nuestra respiración. Una de las ventajas de estos aspectos es que es más fácil conocer y manejar nuestro cuerpo y nuestra respiración que nuestras actitudes y nuestros pensamientos.

En los asanas, los movimientos del cuerpo, nuestro cuerpo está alerta sin tensión y relajado sin sosería. Al seguir estos principios, la práctica de asanas nos ayuda a aguantar e incluso minimizar las influencias externas en el cuerpo con la edad, el clima, la dieta y el trabajo. Las posturas nos ayudan a crear fortaleza y nos recuerdan que por más que nos cueste trabajo, eso también pasa y es temporal.

El pranayama es la regulación consiente e intencionada de la respiración reemplazando nuestros patrones inconscientes y desordenados de respiración. Con el pranayama regulamos la exhalación, la inhalación y la suspensión de la respiración.

En mi práctica siempre vuelvo a la respiración. En los momentos que pierdo el equilibrio, que me desconcentro, que me duele algo, vuelvo a la respiración pues es lo único que sé que puedo controlar, siempre.

Así que este verano aprovechemos a conectarnos con la tierra, con nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu a través del yoga. No hay que ser un genio, ni un atleta profesional, ni hippie para practicarlo.

Namasté,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s