INFLAMACIÓN

Vas caminando por el parque, concentrada en tu ejercicio, oyendo tu música, disfrutando del día soleado cuando se te cruzan un par de piernas con ojos y no puedes evitar distraerte, miras hacia atrás deseando tener esa vista por un ratico más cuando ¡ZAS!…a tus pies se les atraviesa el desnivel del piso y cuando menos te das cuenta estás con las manos y las rodillas tratando de salvar tu cabeza del asfalto. Sientes el palpitar de tu corazón en tu rodilla a medida que empieza a salir un morado alrededor de la carne viva. Ésta es la reacción normal de tu cuerpo que te recuerda que es TAN perfecto que ya ha empezado a sanarse después del golpe. Tu corazón y tu vergüenza tal vez no empiecen a recuperarse tan rápido después de la caída, pero tu rodilla y tus manos ya empezaron a curarse.

La inflamación es una parte muy importante de tu respuesta immune. Es la forma natural del cuerpo de sanar luego de una herida, de tejidos dañados, o de patógenos peligrosos. Este tipo de inflamación no sólo es necesaria sino beneficiosa. Entonces ¿por qué todos hablan de la inflamación como algo dañino para la salud? Pues porque este no es el único tipo de inflamación que existe. Aparte de la inflamación aguda, que es la forma natural de tu cuerpo de defenderse de células dañadas, virus y otros invasores, también existe la inflamación crónica.

La inflamación crónica es leve y sistémica, pero puede durar meses o hasta años. Es la causa de muchos problemas de salud y está asociada con casi todas las grandes enfermedades y condiciones de salud. Uno de los problemas más graves de la inflamación crónica es que es difícil dar con su causa, pues existen muchas. Una dieta inflamatoria, desniveles de azúcar en la sangre, o un intestino permeable pueden causar inflamación crónica. Pero también otros factores como la falta de sueño, el estrés crónico, toxinas de tu entorno y del medio ambiente, e infecciones incrementan la producción de estrés oxidativo y radicales libres (células dañinas para tu cuerpo) en el organismo.

¿QUÉ ES LA INFLAMACIÓN?

La inflamación es la respuesta de tu sistema inmune ante una amenaza o una lesión a nivel celular. El sistema immune se activa y presenta un incremento del flujo de sangre, dilatación capilar, producción de anticuerpos y otras células del torrente sanguíneo para combatir cualquier tipo de invasor en los tejidos afectados. La inflamación proteje tu cuerpo de microbios dañinos eliminando toxinas y reparando tejidos dañados. Pero cuando estas reacciones químicas suceden por largo rato, el cuerpo produce más glóbulos blancos (leucocitos) que terminan atacando los órganos u otros tejidos o células. Esta respuesta inflamatoria, causada por exceso de estrés en todas sus formas abruma al sistema immune y continúa indefinidamente.

Existen varias formas de identificar la inflamación crónica aparte de un panel de sangre, por supuesto, entre ellos están: obesidad, presión arterial alta, circunferencia de cintura (mayor a 102cm en hombre y 89cm en mujer), ojeras y círculos negros alrededor de los ojos, alergias de la piel, e hinchazón en las coyunturas.

EFECTOS DE LA INFLAMACIÓN

La inflamación puede afectar negativamente tus mitocondria que son las encargadas de producir toda nuestra energía diariamente. Cuando la inflamación disminuye nuestra producción de energía, entramos inmediatamente en riesgo de enfermedad. Las condiciones con mayor asociación la inflamación son: cáncer, diabetes, artritis, enfermedad del corazón y del hígado, y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

REDUCIR Y PREVENIR

HIDRATACIÓN

Nuestro contacto con toxinas es un gran factor en la inflamación crónica. Esto puede incluir contacto con pesticidas, metales pesados, polución, moho y más. Diariamente nos exponemos a un sinnúmero de toxinas sin darnos cuenta, por eso la hidratación es tan importante. Mantenerse hidratado ayuda a que el cuerpo se desintoxique correctamente, ayudando al movimiento del intestino, de las toxinas en el hígado y los riñones, y del sudor. Las células requieren estar hidratadas para funcionar propiamente reduciendo la inflamación en le cuerpo. Para saber cómo hidratarte correctamente lee esto.

MOVIMIENTO

Movimiento es más que hacer ejercicio. Tus células están en constante vibración y movimiento y para mantener una buena salud es indispensable mantener el flujo de todos los sistemas: el intestino, el tracto urinario, las glándulas sudorosas, el sistema circulatorio y linfático – todos dependen del movimiento. Cuando hay sedentarismo es cuando empiezan los problemas y se acumula la inflamación. El ejercicio diario (sin excederse y con suficiente e indispensable recuperación) es lo mejor para aumentar el fluido linfático, la circulación, y necesaria para reducir la inflamación llevando sangre fresca y nutrientes a los tejidos.

DIETA

El tracto digestivo inflamado es una de las causas más comunes de inflamación a nivel general y que causan más enfermedades autoimmunes. Un intestino inflamado lleva a un intestino permeable, donde partículas sin digerir e irreconocibles por las células se cuelan en el sistema sanguíneo y confunden al sistema inmune, causando inflamación masiva. Los alimentos que más causan inflamación en el cuerpo son el azúcar y los granos —todo lo que el cuerpo metabolize en azúcar se debe limitar para balancear el azúcar en la sangre. También están los aceites vegetales como de canola, girasol y soya. Para empezar a mejorar tu dieta incorpora mejores grasas, reduce la proteína animal alimentada con granos y concentrado, e incrementa tu ingesta de vegetales, hierbas y frutas bajas en azúcar como las moras, el limón y los arándanos.

REDUCCIÓN DE ESTRÉS Y MEJOR SUEÑO

Uno de los indicadores de inflamación en el cuerpo se llama citoquina. Las citoquinas son las proteínas encargadas de la comunicación entre las células. El estrés crónico aumenta la cantidad de citoquinas debilitando el sistema inmune y exponiéndonos a infecciones. Es por eso que cuando estamos muy estresados es muy probable que “todo se nos junte” y hasta nos de gripe. Una de las mejores maneras de contrarrestar los estresores de la vida diaria es teniendo un sueño saludable. Durante nuestro sueño, el cerebro desecha todos los restos metabólicos y pone a tu cuerpo en un estado profundo de curación y sanación. Para mejorar tu sueño asegúrate de tomar el sol en la mañana, eliminar la luz artificial al menos 1 hora antes de ir a dormir, y dormir en un cuarto absolutamente oscuro.

Estar al tanto de los factores que más incrementan la inflamación en el cuerpo es el primer paso para empezar a frenar, retroceder y prevenir la inflamación. Incorpora pequeñas técnicas para que poco a poco empieces a sentirte mejor. La mayoría de la información y recetas del blog están dirigidas a minimizar la inflamación, pues esta afecta todo nuestro Kokoro

Namasté,  

Referencias

Un comentario en “INFLAMACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s