¡A TU SALUD!

El día internacional de la salud es un poco como el día internacional de la mujer. Dos cosas que no deberían necesitar un día para celebrarlo porque sin ellas simplemente no existiríamos, no viviríamos, no sonreiríamos, y no recordaríamos. La salud, como la mujer, hay que celebrarla, cuidarla, atenderla y fortalecerla todos los días. A cambio ella nos da energía, pasión, entereza, compasión, nos da vida.

El ayurveda nos enseña que la salud no es solo un derecho del ser humano, sino un deber. Tenemos que ser saludables para no interrumpir ni alterar el flujo natural del universo, de nuestras relaciones con los demás, con el medio ambiente. Y es que cuando no estamos en nuestros niveles óptimos de salud, no es sólo nuestro cuerpo el que sufre. Con el cuerpo sufre nuestro trabajo, pues no podemos atenderlo. Sufre nuestra familia pues se preocupan por nosotros o no podemos pasar tiempo de calidad con ella. Sufre nuestra relación con los amigos por no poder compartir con ellos. Sufren los momentos y los recuerdos porque no podemos disfrutarlos al máximo.  Sufren las experiencias porque no podemos hacer mucho más y sufre nuestra relación con el dinero porque qué costosa que puede llegar a ser la mala salud; sufre la mente y sufre el alma.

Por eso es tan importante cuidar y ser conscientes de nuestra salud, no sólo en el día internacional de la salud, sino todos los días; para poder ver más, saborear más, descansar más, alegrarnos más y vivir más.

Hoy, con el acceso inmediato y la saturación de información, es fácil que pensemos que el mejor y más confiable doctor es google. Pero más que confiar nuestro cuerpo y nuestra mente a este doctor que vive en una nube, es importante tomar control y volvernos los defensores de nuestro propio cuerpo de una forma efectiva y  que nos empodere para no pasar la juventud gastando salud buscando el dinero y la senectud gastando dinero buscando la salud. Por eso, para hoy y para todos los días, les dejo diez recomendaciones para empezar a mejorar la salud del cuerpo, la mente, y el alma.

COMER ORGÁNICO

Dale a tu cuerpo todos los nutrientes que se merecen con alimentos orgánicos y que no han sido privados de desarrollar toda su densidad nutricional. Comer orgánico no sólo ayuda a que tu cuerpo se exponga a menos toxinas sino te ayuda a ser más consciente de lo que le estás dando a tu cuerpo. Además apoyas tu comunidad e incrementas la oferta de estos productos, lo que hace que sean más accesibles para todos.

SER VEGANO POR UN DÍA

Ten un día a la semana donde te alimentes sólo de productos vegetales. De acuerdo a la Best-Seller Kathy Freston, si cada ciudadano americano tuviera tan sólo un día de una dieta a base de plantas, el impacto ambiental sería grandísimo. Entre otras cosas nos ahorraríamos 100 billones de galones de agua y 1.2 millones de toneladas de CO2. Además balanceas el nivel de azúcar en la sangre, disminuyes la ingesta de nitratos y posibles hormonas (compuestos asociados con el cancer), e incrementas el consumo de fibra que te ayuda a mejorar tu tracto intestinal.

ESCUCHAR

Escuchar es uno de nuestros cinco sentidos. Escuchar atentamente y con intención es una de las mejores formas de mejorar tus relaciones y de agradecer a alguien por estar en nuestra vida. Los seres humanos somos sociales por naturaleza y escuchar nos da la oportunidad de fortalecer esas relaciones. Escuchar a tu cuerpo también es importante. El cuerpo no siempre se va a comunicar con palabras, pero si aprendes a escuchar las señales de tu cuerpo y su hipersensibilidad a estímulos como la comida, el ambiente, y tus pensamientos. Escuchar nos obliga a callar, no sólo la boca sino la mente, ayudándonos a nivelar los niveles de estrés en el cuerpo.

PRACTICAR AYUNOS INTERMITENTES

El ayuno intermitente (guía rápida) tiene innumerables beneficios como la perdida de peso, la prevención del cancer y la creación de musculatura. Pero una de las ventajas más grandes de restringir la ingesta de calorías  es la autofagia. La autofagia es basicamente el proceso en que las células que no están funcionando a niveles óptimos se auto-reciclan para así generar células nuevas. Esta regeneración de células ayuda al cuerpo a desintoxicarse, mejora el aspecto de la piel, crea un ambiente saludable para las mitocondria, y elimina células virales del cuerpo, entre otros muchos beneficios.

TOMAR EL SOL

Todos podemos usar un poco más de Vitamina D pues reduce la inflamación, mejora la actividad cerebral, y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y auto-inmunes. Tomar el sol de 10 a 15 minutos diariamente sin filtro solar no sólo incrementa tu absorción y producción de Vitamina D, sino también beneficia tu ritmo circadiano —tu habilidad de ir a dormir y despertarte todos los días. Tenemos más energía y nuestro sueño mejora.

TENER MÁS SEXO

El sexo, la comida y el miedo son las tres señales que tu cuerpo usa para saber que esta vivo. Pero el sexo, a diferencia de los otros dos, baja el estrés, fortalece tu sistema immune, reduce el riesgo de cáncer de próstata, mejora la intimidad y el sueño,  fortalece el cerebro y mejora la memoria, y protege el corazón. Sin importar la edad, un buen polvo beneficia el sistema endocrino tanto en las mujeres como en los hombres — balancea y controla los niveles de oxitocina, estrógeno, cortisol, y testosterona.

DEJAR EL AZÚCAR

Existen varios estudios que prueban que el azúcar alimenta las células cancerígenas, así que cortar la adicción al azúcar es una de las mejores formas de empezar a mejorar la salud. Los carbohidratos llenos de azúcar al desayuno, por ejemplo, arrancan toda la energía, causan letargo e inflamación. Reemplaza estos alimentos por grasas saludables como el salmón, los huevos o el aguacate. Para empezar a cortar el ciclo de azúcar, consume limón y vinagre de manzana (estos cambian la forma en que tu sistema digiere la comida, frenando la respuesta del azúcar en la sangre), hidrátate extra con un poco de sal del Himalaya en el agua, sonríe más para crear dopamina y que no la tengas que reemplazar con el azúcar y reduce la ingesta de carbohidratos.

AGRADECER

Agradecer nos vuelve más humildes y compasivos. Nos da la oportunidad de entender lo ricos que ya somos, de ver y apreciar lo que tenemos. Agradecer nos ayuda a quitarnos la mentalidad de escasez y a definir nuestros logros a partir de nuestro interior y no de nuestro exterior. Cuando agradecemos todas nuestras células sonríen y nos dan vida y a los demás. Dejamos de quejarnos tanto y empezamos a entender que las cosas son más buenas que malas. Cada segundo tienes la oportunidad de agradecer, sinceramente, por tu cuerpo, por tu respiración, por tu cerebro, y porque tienes la capacidad de agradecer.

MEDITAR

Ser saludables no significa tener sólo el cuerpo libre de enfermedades. También hay que cuidar la mente y el espíritu, teniendo en cuenta la sinergía de estos tres y que alimentar con tiempo de quietud y de consciencia la mente y el espíritu también afecta el cuerpo. Un estudio del diario Fronteras en la Neurociencia encontró que los marcadores de inflamación bajan significativamente después de practicar la meditación por 3 meses. (guía rápida)

MOVERSE

Investigaciones acerca del sedentarismo nos muestran que cuanto permanecemos sentados es uno de los indicadores más sólidos de mortalidad. Pasar el día sentados entumece los músculos, frena el metabolismo y sube el nivel de azúcar en la sangre. Párate y muévete cada 20 o 40 minutos. Haz ejercicio de estiramientos para fortalecer las coyunturas y disminuir la ansiedad y el dolor crónico. Caminar por al menos 20 minutos al aire libre mejora la memoria y el cognición. También suelta los músculos, fortalece el metabolismo y el sistema linfático removiendo desperdicio metabólico del organismo. El cuerpo esta diseñado para moverse.

Si bien la vida es muy corta y se pasa muy rápido, también es una sola. El cuerpo, la mente, y el alma son uno — nuestro Kokoro — que tenemos que cuidar para poder experimentar la vida plenamente y que el día que nos tengamos que ir podamos estar tranquilos que vivimos lo mejor que pudimos haber vivido con lo que teníamos.

Namasté,

Referencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s