CALDO DE HUESO

Sin Gluten | Sin Azúcar | Low-Carb | Cetogénica | Paleo

Desde hace un tiempo venimos escuchando como el caldo de hueso es maravilloso para la salud. Existe y supera su título de “Caldo Levanta-Muertos” pues basta con una taza al día de este elixir para sentir que todas tus arrugas se estiran y eres 20 años más joven. ¿Será cierto?  Puede que no te quite 20 años de encima, pero lo que sí es cierto es que este Oro Líquido tiene propiedades únicas que contribuyen a la longevidad.

¿QUÉ ES EL CALDO DE HUESO?

El caldo es el líquido que sale de cocinar los huesos y tejidos de animales (pollo, cerdo, vaca, cordero, etc) a fuego lento durante muchas horas. El caldo es más antiguo que los abuelos de los abuelos de tus abuelos, pues era la forma en que nuestros antepasados le daban uso a todas las partes del animal — la médula, la piel, las pezuñas, los tendones y ligamentos eran hervidos a fuego lento durante días.

BENEFICIOS DEL CALDITO

Sus beneficios nutritivos y biológicos incluyen la fácil digestión y absorción de amino ácidos, colágeno, glucosamina, y vitaminas y minerales que se concentran durante el periodo de cocción. Además, ayuda a tratar infecciones, reduce la inflamación, promueve el buen sueño y regenera la flora intestinal. En Ayurveda, también, se utiliza como un enema para ayudar con el estreñimiento crónico (por favor consulta con un especialista antes de intentar este procedimiento en casa).

  • Los amino ácidos son la base de la proteína. Nuestro cuerpo produce suficientes “no-esenciales” pues son imperativos para vivir, pero hay unos amino ácidos esenciales que necesitamos suplementar a través de nuestra dieta. Del caldo de hueso recibimos amino ácidos como la glutamina que se ha demostrado ayuda a tratar la diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas, y efectos asociados con el tratamiento del cancer.
  • ¿Sabías que tu cuerpo esta hecho de más de 30% colágeno? Es por eso que cuando empiezas a sentir dolor en las coyunturas o te salen arruguitas, es muy probable que te receten colágeno pues las reservas están disminuyendo. Está comprobado que el colágeno mejora la textura del órgano más grande del cuerpo: tu piel.
  • El caldo, además, mejora el metabolismo a través de electrolitos y minerales como el magnesio. Igualmente lo desintoxica removiendo impurezas en el hígado y ayuda a cerrar los vasos agujerados en tu intestino.

Esta receta la puedes modificar a tu medida dependiendo de los huesos que tengas al alcance. La magia está en jugar con tus ingredientes, hacer uso de los ingredientes que creíste eran desperdicios (como las hojas de la zanahoria), y despertarte con el aroma delicioso de caldo recién hecho. 

Recomiendo hacerlo en una olla de cocción lenta por lo menos 10 horas. Si no tienes una de estas ollas, basta con que tengas una olla con muy buena tapa, para que el líquido no se evapore. En este caso, 8 horas serán una buena medida de tiempo.

INGREDIENTES

Vegetales:

  • 2 – 3 zanahorias, peladas y cortadas en cuartos, y sus hojas
  • 2 – 3 tallos de apio, cortadas en tercios (puedes usar las hojas también)
  • palitos de kale, espinaca, o rugula que no usaste para tu ensalada
  • 1 cebolla partida en cuartos
  • 3 dientes de ajo
  • 1 trozo de raíz de jengibre

Carnes:

  • 2-3 libras de hueso de vacas alimentadas con césped (puede ser cola, costilla, o preguntarle a tu carnicero que tiene para un buen caldo)
  • 4 alitas o 2 pierna pernil de pollo orgánico campesino

Condimentos:

  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharadita de cúrcuma (también puede ser en raíz)
  • 1 cucharadita de pimienta negra (sin moler)
  • 1 cucharadita de comino
  • 2 cucharadas de vinagre de cidra de manzana

Hierbas:

  • romero
  • tomillo
  • salvia
  • cilantro
  • 12 tazas de agua

PREPARACIÓN

  • Pon todos los ingredientes en tu olla de cocción lenta, añadiendo el agua de último y asegurando que cubra todos los ingredientes.
  • Cocinalo en bajo entre 8  y 15 horas.
  • Con una cuchara de palo separa la capa de grasa, pero no la tires. Te servirá para hacer deliciosos platos.
  • Con la ayuda de un cucharón, cuela el contenido en frascos de vidrio y déjalo enfriar antes de refrigerar.
  • La carne y el pollo lo puedes desmenuzar para luego hacer una ensalada o acompañar tu almuerzo. Sofreído en mantequilla con un poco de sal y cebolla queda fantástico.
  • Si tienes huesos grandes, los puedes reusar una vez para tu próximo caldo.

TIPS

  • Puedes decidir comprar tu caldo ya hecho, pero recuerda mirar los ingredientes y que provenga de animales alimentados con pastos y no estén llenos de organismos genéticamente modificados, antibióticos u hormonas — estos sólo terminarán causando más daño a tu cuerpo que el beneficio del caldo.
  • Puedes congelar tu caldo en frascos de vidrio o en bolsas de congelador (cuando se enfríe) y te durará hasta dos meses en el congelador. En la nevera, trata de usarlo en una semana. 

Si tienes alguna pregunta no dudes en escribirme. Disfruta!

Con amor,

2 comentarios en “CALDO DE HUESO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s